Un minuto sobre Gombrowicz (Para la presentación de la revista Witolda, octubre 2017)


Llegué a los primeros libros de Gombrowicz a través de mi padre, que leyó inicialmente Ferdydurke y me lo pasó como un libro “difícil y diferente”. En esa época, alrededor del 85, yo estaba recién instalado en Buenos Aires y se publicaron varios de sus libros en Seix Barral. En cada viaje que hacía a Bahía Blanca mi padre me encargaba uno y yo los leía antes de llevárselos. Valoré y descubrí (o creí descubrir) una cantidad de cuestiones, como la recurrencia de menciones y procedimientos de la dialéctica [Ver "Gombrowicz, escritor de la dialéctica"]. Leí bastante después su Diario, que me agregó una dimensión filosófica muy personal y aguda en varios temas, por ejemplo, los límites de la compasión en su parábola tragicómica sobre los escarabajos en la arena, o sus reflexiones sobre por qué lo monstruoso se volvió aceptable durante Hitler, en línea con las ideas pioneras sobre dominación y obediencia a la autoridad del psicólogo conductista Stanley Milgram, y que Gombrowicz resumió magistralmente en lo que es casi un teorema del mal: “Yo mato porque tú matas y porque él mata. Tú y él y todos ustedes torturan, pues yo también torturo. […] el pecado es inversamente proporcional al número de gente que lo comete”.
Releí, no hace mucho, casi todas sus novelas, y volvió a deslumbrarme como una gran personalidad literaria y un escritor verdaderamente original –esta última la categoría quizás más exigente en literatura–. Es además un buen ejemplo de que se puede, también en nuestra época, “escribir contra todo lo escrito”.

Terna Premio Democracia Categoría Literatura

Votación online desde el 10 hasta el 30 de octubre. Para votar ingresar aquí: 

Guillermo Martínez
Escritor, matemático y docente. Colaboró en La Nación, Clarín y Página 12, entre otros medios.  Autor de las novelas: Acerca de Roderer, La mujer del maestro, Crímenes imperceptibles, La muerte lenta de Luciana B. y Yo también tuve una novia bisexual  y de los ensayos: Borges y la matemática, La fórmula de la inmortalidad, Godel para todos,  La razón literaria. Su novelaCrímenes imperceptibles fue llevada al cine por el director Alex de la Iglesia, bajo el título Los crímenes de Oxford.
María Moreno
Periodista, narradora y crítica cultural. Trabajó en el diario La Opinión, fundó la revista Alfonsina, fue secretaria de redacción del diario Tiempo Argentino y coordinó el área Comunicación del Centro Cultural Ricardo Rojas. Escribe en el suplemento Las 12 del diario Página 12. Es autora de: El petiso orejudoA tontas y a LocasEl fin del sexo y otras mentirasVida de vivosBanco a la sombraTeoría de la nocheSubrayados Black out.
    Luisa Valenzuela
    Escritora y periodista. Presidenta de PEN Argentina. Colaboró en La OpiniónCrisis7 Días y Gente. Autora de las novelas: Hay que sonreírEl gato eficazComo en la guerraAquí pasan cosas rarasCambio de armasCola de LagartijaRealidad nacional desde la camaNovela negra con argentinosLos deseos oscuros y los otrosEl MañanaCuidado con el TigreLa máscara sarda, el profundo secreto de Perón. Ensayos: Acerca de Dios (o aleja),Cortázar-Fuentes, EntrecruzamientosDiario de máscaras, entre otros.

Mesa Literatura y familia. Entre cuatro paredes: lazos de familia. FILBA 2017.


Jueves 28 de septiembre, 18.30 hs
Auditorio MALBA

Con: Ignacio Apolo, Guillermo Martínez, Esther Cross, David James Poissant
Modera: Soledad Vallejos

El jugador y la pieza (sobre Borges y el ajedrez).

El jugador y la pieza
(Sobre Borges y el ajedrez)
Texto para el catálogo de la muestra "Historia, literatura y arte en el ajedrez argentino", Biblioteca Nacional, septiembre 2017.

   Se sabe que fue el padre quien  le enseñó, en alguna tarde de la infancia, los rudimentos del juego. Y fue también el padre quien, en alguna otra tarde, tradujo de una versión inglesa el poema de Omar Jayam, con su nítida imagen que lo alcanzaría en el tiempo:

   “El Mundo es un tablero cuyos Cuadros/ son Noches y son Días y el Azar/ a un antojo nos mueve como a Piezas./ Luego -las Piezas a la Caja van”

   Así, Jorge Guillermo Borges dio a su hijo un doble legado: la posibilidad de jugar y la posibilidad de pensar sobre el juego. Borges nunca se convertiría en un jugador de ajedrez, (ni siquiera lo practicó con regularidad de adulto) pero sí se lo apropiaría simbólicamente, como uno de los elementos recurrentes a lo largo de su obra, a la par de laberintos, tigres, infinitos, bibliotecas, espejos. Una indagación exhaustiva de las menciones al ajedrez en cuentos, ensayos y poemas, fue ya cumplida en distintos artículos, (por ejemplo, admirablemente, en “El ajedrez en el universo de Borges”, de Sergio Negri). De todas esas alusiones y metáforas, señalaré sólo dos aquí, para mí las principales, que en definitiva se revelarán como la misma.

Ajedrez en la literatura y el arte. Muestra en la Biblioteca Nacional.


Movimientos en blanco y negro. Historia, literatura y arte en el ajedrez argentino

La muestra organizada por la Biblioteca Nacional recorre la historia del ajedrez en nuestro país, junto a sus transformaciones y derivas culturales. Se exhiben objetos, obras de arte y piezas de colección que reflejan el recorrido que esta disciplina tuvo y tiene en Argentina.

Entre otros objetos de valor se expone una obra de León Ferrari, unas piezas de marfil que pertenecieron a Juan Manuel de Rosas, una partida original disputada por Marcel Duchamp contra el argentino Fernández Coria, dibujos originales de Quino, Fontanarrosa, Sabat y otros. También se exhiben manuscritos de Filosofía del ajedrez de Ezequiel Martínez Estrada y libros de Jorge Luis Borges, Rodolfo Walsh, Abelardo Castillo y muchos otros autores que incluyeron al ajedrez en sus obras literarias, tanto en prosa como en poesía.

Para el rubro ajedrez deportivo hay una sección en la que figuran los jugadores más destacados de la historia del ajedrez argentino, así como los eventos del ajedrez mundial de mayor trascendencia disputados en el país: Torneo de las Naciones (1939), match Argentina-Unión Soviética (1953), match Fischer y Petrosian (1971), entre otros. También se cuenta la historia de los primeros cafés y clubes donde comenzó la práctica y se exhibe la bibliografía ajedrecística más importante publicada en el país.


Movimientos en blanco y negro. Historia, literatura y arte en el ajedrez argentino se puede visitar a partir del 28 de septiembre de martes a domingos de 14 a 19 hs. en el Museo del libro y de la lengua, en Las heras 2555.