La razón literaria, Revista Ñ, agosto 2016

Publicado con el título “La originalidad versus el refrito y el lugar común”, Revista Ñ, agosto 2016. Por Verónica Abdala

Su ensayo “La razón literaria” reflexiona sobre la escritura y polemiza sobre los criterios de valoración de una obra.


Para asegurarse de que sus hijos no pudieran escapar a la lectura, Julio, el padre de Guillermo Martínez –ingeniero agrónomo de izquierda, ajedrecista, autor de cuentos– se negó a comprar un televisor durante los años que duró la infancia de sus hijos. Los domingos, además, les proponía concursos literarios de entrecasa y discutía con ellos sus propios criterios para la lectura, según cuenta el escritor en Un mito familiar , uno de los textos que incluye en su nuevo libro, La razón literaria. Ensayos y polémicas (Seix Barral). A la vista de los resultados, al lector no le queda más que confirmar que la estrategia paterna fue exitosa: Martínez hijo no sólo es uno de los escritores argentinos contemporáneos más leídos y respetados, sino que además despliega sus propios argumentos críticos, en textos y artículos como los que reúne en este volumen.
Lo hace con precisión analítica, aunque sin perder de vista la “erótica de la obra”, recuperando el concepto de la estadounidense Susan Sontag para referirse a la impresión estética que produce una pieza, y a la sensualidad de la recepción, cuando es permeable a las mutaciones que produce la lectura. Así, el autor –que por estos días escribe la continuación de Crímenes imperceptibles – suma a su trayectoria como novelista y cuentista una dimensión crítica, provocadora y personal.

Personajes de la Feria: La delgada capa de civilización

   Hay una clase invariable de personaje  al que la Feria del Libro atrae como un imán: el que  se viste, hace la cola y paga u...